Aviso

Estamos realizando un mantenimiento del servidor. Puede experimentar problemas de connexión durante este período. Sinceramente, pedimos disculpas por cualquier inconvenencia.

Las Altas Expectativas de los Padres y los Primeros Apoyos Pueden Mejorar las Perspectivas de Empleo para los Jóvenes con Sordo-Ceguera

Un estudio financiado por el Instituto Nacional de la Investigación sobre la Discapacidad, Vida Independiente, y Rehabilitación.

Alrededor de 10,000 bebés, niños y jóvenes en los Estados Unidos se consideran “sordo-ciegos”. La sordo-ceguera es una discapacidad compleja y poco común. Las personas que son sordo-ciegas tienen impedimentos tanto visuales como auditivos lo suficientemente significativos para que necesitan apoyos especiales más allá de los que son utilizados por personas que son solo sordas o ciegas. Algunas personas con sordo-ceguera tienen otras discapacidades, que pueden impactar su salud física o mental, o su habilidad para comunicarse, así como aumentar su necesidad de apoyos especializados. Existe una investigación limitada sobre los jóvenes de edad de transición que son sordo-ciegos, pero la investigación anterior ha encontrado que estos jóvenes tienen tasas más bajas de empleo después de la escuela secundaria y más dificultad en la transición después de la escuela que los jóvenes con otras discapacidades. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores analizaron la conexión entre las características y experiencias de estudiantes de la escuela secundaria con sordo-ceguera y su éxito en el empleo después de la escuela secundaria. Los investigadores querían descubrir cuales características y experiencias de los estudiantes de la escuela secundaria con sordo-ceguera predijeron que obtendrían un trabajo de haber dejado la escuela secundaria, y cuáles predijeron que tendrían un trabajo por al menos seis meses.

Los investigadores en el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación sobre el Empleo para las Personas con Ceguera o con Otras Discapacidades Visuales (en inglés) analizaron los datos del Estudio Nacional Longitudinal de la Transición-2 (NLTS-2, por sus siglas en inglés), una muestra nacionalmente representativa de los jóvenes con discapacidades. Los jóvenes comenzaron a participar en el NLTS-2 en 2001, cuando tenían entre 13 y 17 años de edad y estaban matriculados en la escuela secundaria, y ellos y sus padres fueron entrevistados cada 2 años hasta 2009. Para este estudio, los investigadores analizaron los datos de 100 jóvenes con sordo-ceguera. La mayoría de los participantes tenían alguna visión y audición útil, alrededor de un cuarto eran totalmente ciegos con algún tipo de audición, totalmente sordos con alguna visión, o totalmente ciegos y sordos.

Los investigadores analizaron los informes de los padres sobre los jóvenes mientras que todavía estaban en la escuela secundaria para recibir la siguiente información: Sí o no el joven tenía experiencia de trabajo pagado o había recibido algún servicio de educación vocacional como orientación profesional; qué tan fuertemente los padres esperaban que los jóvenes encontraran un trabajo y fueran financieramente autosuficientes en una escala de 1 (definitivamente no lo hará) a 4 (definitivamente lo hará); cuán involucrado estaba el padre en la vida escolar del joven, como asistir a reuniones o eventos o ser voluntario; y el nivel del joven de autoatención, viajes, computadoras, y habilidades de comunicación. Los investigadores también analizaron los datos sobre si o no los jóvenes tenían alguna otra discapacidad además de la sordo-ceguera, y si o no el joven había completado la escuela secundaria. Para medir el empleo después de la escuela secundaria, los investigadores analizaron las encuestas de seguimiento completadas por los jóvenes o sus padres después de salir de la escuela secundaria. En estas encuestas, los jóvenes o sus padres indicaron sí o no el joven había tenido un trabajo renumerado después de la escuela secundaria, o si alguna vez tuvo un trabajo remunerado que duró más de seis meses.

Los investigadores encontraron que:

  • Alrededor de la mitad de los jóvenes había tenido un trabajo dentro de los 8 años después de salir de la escuela secundaria, y alrededor del 40% había tenido un trabajo durante al menos seis meses.
  • La experiencia era importante a la hora de encontrar un trabajo. Los jóvenes que tenían experiencias de trabajo renumerado mientras que estaban en la escuela secundaria eran tres veces más propensos de obtener a lo menos un trabajo renumerado después de la escuela secundaria que los jóvenes que nunca trabajaron mientras que estaban en la secundaria.
  • Las probabilidades de encontrar un trabajo también aumentaron cuando los padres tenían mayores expectativas para sus hijos. Los jóvenes cuyos padres reportaron tener expectativas que su hijo probablemente sea empleado y a mantenerse a sí mismos tenían 60% más probabilidades de encontrar un trabajo que aquellos cuyos padres que tenían expectativas más bajas. Las probabilidades de empleo eran más altas cunado los padres esperaban que su hijo definitivamente encontraría un empleo y ser autosuficiente.
  • Tanto los servicios vocacionales como las expectativas de los padres estaban relacionados con el mantenimiento de un trabajo.  Los jóvenes que recibieron servicios de educación vocacional mientras que estaban en la escuela secundaria tenían más del doble de probabilidades de tener un trabajo durante al menos seis menos después de la escuela secundaria en comparación con aquellos que no recibieron servicios de educación vocacional. Aquellos jóvenes cuyos padres reportaron que esperaban que encontraran trabajo y ser autosuficientes también tenían más probabilidades de tener un trabajo por al menos 6 meses después de la escuela secundaria en comparación con aquellos cuyos padres tenían expectativas más bajas.
  • Para los jóvenes con discapacidades además de la sordo-ceguera, las expectativas de los padres eran especialmente importantes para mantener un trabajo. Los jóvenes con discapacidades adicionales cuyos padres esperaban que encontraran trabajo tenían más probabilidades de mantener trabajos que duraran a lo menos 6 meses que los jóvenes sin discapacidades adicionales. Por el contrario, los jóvenes con discapacidades adicionales cuyos padres no esperaban que encontraran trabajo tenían menos probabilidades de tener trabajos que duraran a lo menos 6 meses que los jóvenes sin discapacidades adicionales.
  • Después de tener en cuenta las expectativas de los padres, las experiencias laborales en la escuela secundaria, y los servicios de educación vocacional, los otros factores (participación de los padres en las vidas escolares de los jóvenes, sí o no los jóvenes tenían un diploma de la escuela secundaria, y los niveles de habilidad de los jóvenes) no se asociaban con su probabilidad de empleo después de la escuela secundaria.

Los autores notaron que las expectativas de los padres pueden tener un poderoso impacto en los resultados de empleo para los jóvenes con sordo-ceguera. Si se espera que los jóvenes encuentren un empleo y se mantengan económicamente a sí mismos como adultos, sus padres y maestros pueden comenzar a proporcionar servicios y apoyos temprano en sus vidas para ayudarles a lograr las metas de empleo. El apoyo de los padres puede ser específicamente importante para los jóvenes con sordo-ceguera y discapacidades adicionales, que pueden requerir un alto nivel de apoyo para encontrar y mantener un trabajo. Los educadores pueden querer comunicarse con los padres sobre las posibilidades de trabajo para sus hijos con sordo-ceguera, y presentar a los jóvenes y sus familias a los adultos con sordo-ceguera que están empleados y pueden servir como mentores. Estas discusiones pueden comenzar mucho antes de que los estudiantes con sordo-ceguera estén en la escuela secundaria.

Los autores también notaron que las experiencias laborales y servicios de educación vocacional durante la escuela secundaria pueden ayudar a los jóvenes con sordo-ceguera a desarrollar habilidades de empleo. Los proveedores de rehabilitación pueden comenzar a proporcionar servicios a jóvenes con sordo-ceguera temprano en la escuela secundaria, cuando hay tiempo para que identifiquen sus intereses profesionales, reciban consejería y apoyo, y obtengan experiencias laborales significativas. Con las altas expectativas y apoyos apropiados, los jóvenes con sordo-ceguera, incluso con discapacidades adicionales, pueden encontrar un empleo duradero después de la escuela secundaria.

Para Obtener Más Información

Este proyecto exploró las características y experiencias de jóvenes sordo-ciegos en un reciente informe descriptivo: http://blind.msstate.edu/docs/characteristicsAndExperiencesOfYouthWhoAreDeafBlind.pdf (en inglés).

Los Servicios de Transición que Conducen a los Resultados de Empleo Competitivo para las Personas con Ceguera u Otras Discapacidades Visuales en Edad de Transición (en inglés) financiados por NIDILRR desarrollaron De la Escuela a la Universidad: Un Calendario de Actividades de Transición para los Estudiantes que son Ciegos o con Discapacidad Visual que incluye una lista de verificación de actividades mensuales que comienza en la escuela media hasta la escuela secundaria. El calendario también incluye enlaces a recursos vitales para los estudiantes, padres, maestros, y consejeros. http://www.ntac.blind.msstate.edu/providers/tac/ (en inglés).

Este proyecto también desarrolló “Career Advantage for V.I.P.s (Visually Impaired Persons)”, un programa de preparación para el empleo en línea para los adultos de todas edades que incluye 8 módulos autoestimulados de materiales y actividades instruccionales para guiar a los solicitantes de empleo, llevándolos paso a paso desde la exploración de intereses y habilidades, a través de los procesos de solicitud y entrevista, hasta el objetivo óptimo del empleo. http://www.blind.msstate.edu/our-products/online-employment-preparation/ (en inglés).

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Cmar, J.L., McDonnall, M.C., y Markoski, K.M. (2017). Predictores en la escuela del empleo después de la secundaria para los jóvenes que son sordo-ciegos. Desarrollo de la Carrera y la Transición para las Personas Excepcionales, 2017. Este artículo está disponible de la colección de NARIC bajo el Número de Acceso J767161 y de la página de publicaciones del proyecto (en inglés). Este artículo sólo está disponible en inglés.

Español
Date published: 
2017-11-15