Un Nuevo Programa Puede Mostrar Promesa en Ayudar a los Trabajadores con Lesiones por Quemaduras Volver al Trabajo

Alrededor de medio millón de estadounidenses son tratados por lesiones por quemaduras, y muchas de estas lesiones por quemaduras ocurren en el lugar de trabajo. Una lesión por quemaduras puede resultar de un incendio o contacto con líquidos calientes, electricidad, o productos químicos. Las personas pueden experimentar limitaciones físicas después de una lesión por quemaduras que pueden hacerle difícil de regresar a trabajar. Los estudios han mostrado que hasta uno en cuatro sobrevivientes de quemaduras quedan desempleados y no regresan a trabajar después de su lesión. Las personas que son lesionadas en el trabajo pueden encontrarlo especialmente difícil regresar al trabajo donde fueron lesionados. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores examinaron una serie de servicios de rehabilitación ambulatoria diseñados para ayudar a las personas que experimentan quemaduras en el trabajo asegurar el apoyo y adaptaciones en el lugar de trabajo que les permitirían volver a trabajar dentro de 90 días de su reclamación del seguro Trabajo e Industrias del Estado de Washington (L&I por sus siglas en inglés). Los investigadores querían saber cuántos participantes regresaron con éxito a sus trabajos previos a la lesión después de la lesión. También analizaron los factores que pueden hacerlo más difícil para que algunos participantes regresen a trabajar.

Los investigadores del Centro del Noroeste del Sistema Modelo sobre la Lesión por Quemadura examinaron los registros médicos y de empleo de 338 adultos entre las edades de 17 y 76 años de edad que recibieron atención de lesiones por quemaduras en el Centro Regional de Quemaduras de la Universidad de Washington entre 2010 y 2015. Todos los participantes habían experimentado su lesión en el trabajo y estaban recibiendo beneficios y servicios de compensación de trabajadores financiados por el estado. Alrededor de dos tercios trabajaron en los sectores de servicio o construcción, donde las lesiones por quemaduras pueden ser comunes. Después de recibir la atención hospitalaria en el hospital, los participantes comenzaron la atención ambulatoria en la clínica de quemaduras. En ese momento, comenzaron a recibir una serie de servicios diseñados para estimular la recuperación y ayudarlos a volver a trabajar. Estos servicios incluyeron educación del paciente y la familia, educación del empresario, y evaluaciones médicas para determinar las potenciales adaptaciones en el lugar de trabajo. Los participantes tuvieron reuniones individualizadas con su equipo de atención de quemaduras, incluyendo un consejero de rehabilitación vocacional (VR por sus siglas en inglés), que proporcionó la educación del paciente y de la familia sobre cómo seguir con el tratamiento, aumentando su resistencia mientras se recuperaba, preparándose para regresar al trabajo, y mantener el seguimiento de sus reclamaciones de seguros o de indemnización. El consejero de VR facilitó el contacto con los empresarios y administradores de casos para discutir los planes del participante para regresar a trabajar, y alentó a los participantes a mantenerse en contacto con sus empresarios para volver al trabajo. Finalmente, cada paciente recibió un Formulario de Prescripción de Actividades (APF por sus siglas en inglés) individualizado, el cual detalló las limitaciones físicas del participante y cualquier adaptaciones que pudieran ser necesarias en el trabajo. El APF a menudo fue revisado a medida que mejoraba el estado físico del participante. Los APF fueron compartidos entre el participante, el médico de quemaduras, el empresario, y el administrador de casos de compensación de trabajadores para coordinar los servicios.

Para averiguar cuán exitoso fue el conjunto de servicios, los investigadores analizaron el porcentaje de participantes que regresaron al trabajo después de su lesión y cuánto tiempo tomó entre la fecha de su reclamación de compensación de trabajadores y su regreso a tareas parciales o completas en el trabajo. También compararon los grupos de participantes que regresaron y no regresaron al trabajo con el fin de averiguar qué factores podrán contribuir a regresar o no al trabajo.

Los investigadores encontraron que casi todos los participantes (93.5%) volvieron a trabajar. En promedio, les tomó 24 días para volver a trabajar realizando por lo menos algunas de sus tareas originales, y 30 días para volver al trabajo completo. Casi todos los participantes que volvieron a trabajar lo hicieron tan bien dentro de los 90 días de la reclamación del seguro L&I, el periodo de tiempo preferido por el programa estatal de Compensación de Trabajadores. Alrededor de un tercio de estos participantes recibieron adaptaciones en el lugar de trabajo, como tareas físicas más ligeras u horarios de trabajo modificados, cuando regresaron al trabajo por primera vez.

Si bien un gran número de los participantes en este estudio regresaron con éxito al trabajo, los autores notaron que la mayoría de los participantes tendían a tener quemaduras relativamente pequeñas que implicaban menos del 5% de su superficie corporal. Cuando los investigadores observaron a los participantes que no regresaron a trabajar, encontraron que muchos de estos participantes tendían tener quemaduras más grandes que podrían haber requerido un tratamiento quirúrgico más complicado y estancias hospitalarias más largas en comparación con los participantes que si regresaron a trabajar. Los investigadores también encontraron que los participantes que trabajan en la construcción eran menos propensos de regresar a sus trabajos. Las personas que sobreviven lesiones de quemaduras más grandes, y aquellos en las industrias pesadas como la construcción, pueden necesitar diferentes apoyos para regresar a sus trabajos originales, o formación en nuevos trabajos que son menos exigentes físicamente.

Sobre la base de estos resultados, los autores notaron que un programa coordinado de regresar-a-trabajar puede ser altamente exitoso en ayudar a las personas con lesiones por quemaduras regresar a sus trabajos relativamente más pronto después de su lesión. Las investigaciones anteriores han demostrado que las personas que regresan a trabajar durante los primeros 90 días después de la lesión son más probables de recuperar el pleno empleo y la mayoría de participantes en este programa cumplieron esta meta. La coordinación entre el sobreviviente de la lesión, el equipo de atención de quemadura, el consejero de VR, y el empresario pueden simplificar el proceso de regresar-a-trabajar y ofrecer apoyo y estímulo al sobreviviente. Sin embargo, incluso con estos apoyos, las personas que trabajan en construcción y aquellos con lesiones por quemaduras más complejas pueden tener dificultades para volver a trabajar. Los investigadores pueden desear examinar apoyos adicionales para ayudar a aquellos grupos de sobrevivientes de quemaduras.

Para Obtener Más Información

El paquete de recursos de empleo del Sistema Modelo de Quemaduras del Noroeste ayuda a los sobrevivientes de lesiones por quemaduras a pensar, preparar, y regresar o encontrar una situación laboral que les resulte cómoda. http://burnrehab.washington.edu/work (También está disponible en español en: http://burnrehab.washington.edu/es/reincorporacion-al-trabajo-inicio).

El Centro de Traducción de Conocimientos de los Sistemas Modelo ofrece un módulo de Tema Temático sobre el Empleo después de la Lesión por Quemaduras, incluyendo entrevistas en vídeo con sobrevivientes de lesiones por quemaduras y profesionales de salud, hojas informativas, y presentaciones de diapositivas. http://www.msktc.org/burn/Hot-Topics/Employment (en inglés).

La Red de Adaptaciones de Empleo (JAN por sus siglas en inglés) ofrece recursos y apoyo a personas con discapacidades y sus empresarios para asegurar un ambiente de trabajo inclusivo. Vea su colección de Ideas de Adaptación para la Lesión por Quemaduras en http://askjan.org/media/burn.htm (en inglés).

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Carrougher, G.J., Brych, S.B., Pham, T.N., Mandell, S.P., y Gibran, N.S. (2017). Un paquete de intervenciones para facilitar el regreso al trabajo para los trabajadores con lesiones por quemaduras: Un informe de una investigación del Sistema Modelo de Quemaduras. Revista de Atención e Investigación de Quemaduras, 38(1), e70-e78. Este artículo está disponible de la colección de NARIC bajo el Número de Acceso J75430. Este artículo está disponible solo en inglés.

Español
Date published: 
2017-04-26