¿Quién Es Más Probable de Tener Convulsiones Después de una Lesión Cerebral Traumática?

Alrededor de 2.5 millones de estadounidenses experimentan una lesión cerebral traumática (LCT) cada año. Una LCT es un daño cerebral permanente debido a un traumatismo en la cabeza, como una caída o accidente automovilístico, y puede ser leve, moderado, o severo. Algunas personas experimentan convulsiones – explosiones repentinas de actividad eléctrica en el cerebro que pueden causar movimientos espasmódicos ocasionales del cuerpo o un nivel reducido de conciencia – después de una LCT. Estas convulsiones pueden ocurrir en cualquier momento, de horas a meses o años después de la lesión. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores examinaron los factores que podrían poner a las personas en un mayor riesgo de convulsiones durante los primeros dos años después de una LCT. Querían ver si las personas que tenían otras condiciones antes de su LCT eran más propensos de experimentar convulsiones después de su LCT. También querían saber si el tratamiento quirúrgico para las complicaciones relacionadas con LCT podría afectar el riesgo de convulsiones.

Los investigadores de los Centros del Sistema Modelo de LCT en Indiana, Nueva York, Pensilvania, y Virginia analizaron los datos de 2,136 adultos con LCT que estaban inscritos en 16 centros de tratamiento de los Sistemas Modelo de LCT (TBIMS por sus siglas en inglés). Todos los participantes tenían una LCT moderada o severa, tenían a lo menos 16 años de edad, y recibieron tratamiento en el hospital dentro de tres días de la lesión. Los investigadores utilizaron información recogida de los registros del hospital para averiguar cuántos de estos pacientes desarrollaron convulsiones mientras que estaban en el hospital. También entrevistaron a los participantes un año y dos años después de la LCT y les preguntaron si habían tenido una convulsión durante el año anterior.

Los investigadores examinaron varios factores que creían que podían afectar el riesgo de convulsiones. Analizaron la historia personal y médica de cada participante antes de la LCT, como si el participante tenía una LCT previa, cualquier condición de salud mental, u otros problemas que podrían afectar su habilidad de aprender, recordar, y concentrarse. Los investigadores preguntaron a los participantes si habían sido encarcelados antes de su lesión. Los investigadores también consideraron factores relacionados con la lesión como la severidad de la LCT, la extensión de las contusiones del cerebro, y si o no el participante se había operado para abrir el hueso del cráneo, ya sea temporalmente para obtener acceso al cerebro (craneotomía) o más permanentemente (craniectomía) para aliviar la hinchazón del cerebro.

Los investigadores descubrieron que aproximadamente 9% de los participantes tenía al menos una convulsión mientras que estaban en el hospital recuperándose de su LCT. Durante el periodo de seguimiento de dos años, aproximadamente 10% de los participantes en la muestra total tuvo una convulsión. La mayoría de los participantes experimentaron sus convulsiones después del alta hospitalaria. Aproximadamente 82% de los participantes que tuvieron una convulsión durante el primer año después de la lesión no tuvo una cuando estaban en el hospital para su LCT.

Los investigadores encontraron que varios factores pre-LCT estaban relacionados con el riesgo de convulsiones. Los participantes que tenían condiciones preexistentes de salud que afectaban su habilidad de aprender, recordar, y concentrarse tenían más probabilidad de tener convulsiones en el hospital que aquellos sin estas condiciones. Durante el periodo de seguimiento, los participantes que tenían condiciones de salud mental antes de su LCT, o que habían sido encarcelados antes de su LCT, también eran más propensos de tener convulsiones. Sin embargo, tener más de una moderada-a-severa LCT no afectó el riesgo de convulsiones.

Además, los investigadores encontraron que los participantes que habían tenido craneotomías o craniectomías eran más propensos de tener convulsiones que aquellos que no las tuvieron, tanto en el hospital como en el seguimiento. Los participantes con hematomas más extensas del cerebro también eran más propensos de tener una convulsión en el hospital. La severidad de la LCT no tuvo un riesgo diferente de efecto en el riesgo de convulsión entre las personas que sufrieron una LCT significante.

Los autores notaron que predecir quien desarrollará convulsiones después de una LCT puede ayudar a dirigir los esfuerzos de prevención para aquellas personas en mayor riesgo. Las convulsiones pueden desarrollarse poco después de una lesión, o pueden tener un inicio más tardío. En este estudio, aquellos participantes que tenían condiciones de salud mental antes de su LCT tenían un mayor riesgo de convulsiones en los primeros dos años después de la LCT. Las personas con condiciones de salud mental pueden tomar medicamentos, como los antidepresivos, que podrían aumentar el riesgo de convulsiones. Los participantes que habían sido encarcelados también eran más propensos de desarrollar convulsiones. Estas personas también pueden tener condiciones de salud mental o trastornos cognitivos o de comportamiento que pueden hacerlos más susceptibles a las convulsiones.

Según los autores, aquellos participantes que tuvieron cirugías cerebrales después de sus LCT tenían un mayor riesgo de convulsiones. Aunque las operaciones cerebrales como las craneotomías y las craniectomías pueden salvar la vida y pueden ser necesarias para la curación, también pueden aumentar el riesgo de convulsiones. Los autores notaron que los pacientes que recibieron estas cirugías pueden beneficiarse de tomar medicamentos para prevenir las convulsiones. La investigación futura puede ser útil en identificar otros factores que ponen a las personas en riesgo de desarrollar convulsiones, como las diferencias genéticas.

Para Obtener Más Información

El Centro de Traducción de los Conocimientos de los Sistemas Modelo (MSKTC por sus siglas en inglés) ofrece una colección extensa de hojas informativas, módulos educativos, e InfoComics sobre la LCT y su impacto, incluyendo una hoja informativa sobre las convulsiones después de LCT: http://www.msktc.org/lib/docs/Factsheets/Spanish_Factsheets/TBI-Seizures_Sp.pdf.

La coautora del estudio, Amy Wagner, PhD, habla con Brainline.org sobre las convulsiones y como y porque se desarrollan después de LCT: http://www.brainline.org/content/multimedia.php?id=7863(en inglés).

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Anne C., Ritter, Amy K. Wagner, et al. (2016) Modelos pronósticos para predecir las convulsiones postraumáticas en la hospitalización aguda, y a los 1 y 2 años después de una lesión cerebral traumática. Epilepsia, 57(9), 1502-1014. Este artículo está disponible de la colección de NARIC bajo el Número de Acceso de NARIC J74088.

Español
Date published: 
2016-12-14