Los Mentores de Carrera Pueden Ayudar a los Estudiantes Universitarios Que Son Ciegos a Fomentar la Confianza para Encontrar Trabajo

Un estimado 1.1 millones de estadounidenses están legalmente ciegos, lo que significa que tienen una visión de 20/200 o menos, o un campo visual menor de 20 grados. En comparación con otros grupos con discapacidades, los estadounidenses que están legalmente ciegos tienen una tasa más alta de graduación universitaria. Sin embargo, todavía se enfrentan a desventajas cuando buscan empleo. Estos estudiantes pueden no tener la misma experiencia de trabajo temprana que otros estudiantes y no han desarrollado sus habilidades de búsqueda de empleo o de entrevistarse. También pueden enfrentar barreras externas, como retos de transportación, sitios web de trabajo que no son accesibles, o actitudes negativas entre los empleadores. Sólo alrededor de la mitad de los estadounidenses de 25-34 años de edad que son legalmente ciegos están empleados, ya sea a tiempo completo o parcial.

Una estrategia que puede ayudar a estos solicitantes de trabajo es el uso de mentores de carrera. Los mentores de carrera que son legalmente ciegos pueden ayudar a los solicitantes de empleo a fomentar confianza en sí mismos y aprender a manejar difíciles situaciones de búsqueda de empleo. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores desarrollaron y evaluaron un programa de tutoría que vinculaba a los estudiantes universitarios que son legalmente ciegos con mentores en su campo que también son ciegos. Los investigadores querían ver si el programa podría mejorar la auto-eficacia del empleo de los estudiantes, su asertividad en la búsqueda de empleo, y su adaptabilidad a los desafíos relacionados con el empleo.

Los investigadores en el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación sobre los Resultados de Empleo para Individuos Que Son Ciegos o Tienen Discapacidades Visuales (en inglés) matricularon a 51 estudiantes en los Estados Unidos para participar en el programa de tutoría de un año de duración. Los estudiantes eran legalmente ciegos, tenían 35 años de edad o menos, y planeaban graduarse de un programa de graduación o posgrado dentro de un año a partir del momento de su inscripción en el estudio, y después buscar empleo. La mitad de los estudiantes fueron asignados al azar para recibir tutoría junto con recursos en línea de carrera (grupo de mentores), mientras que la otra mitad sólo recibió recursos en línea de carrera (grupo de control).

Los estudiantes en el grupo de mentores fueron emparejados con un mentor en el mismo campo de carrera. Todos los mentores eran legalmente ciegos y estaban trabajando o se habían jubilado recientemente. Cada estudiante se comunicaba con su mentor al menos una vez al mes durante el periodo del estudio, ya sea cara a cara o por teléfono. Los investigadores proporcionaron a los mentores y a los estudiantes con un manual que incluía temas sugeridos de discusión y orientación general sobre la creación de buenas relaciones de tutoría. Los participantes en el grupo de control recibieron una hoja de información sobre la planificación de la carrera por correo electrónico, que contenía enlaces a sitios web educativos sobre temas de como solicitar adaptaciones, explorar los intereses de carrera y obtener las habilidades de ceguera que los participantes podían explorar si así lo elegían.

Antes y después del programa, todos los estudiantes completaron cuestionarios en línea. Para medir la autoeficacia, los estudiantes indicaron lo confiados que se sentían acerca de sus habilidades relacionadas con el trabajo, tales como entrevistas, habilidades de presentación, y trabajar independientemente o en un equipo. Para medir la asertividad, los estudiantes indicaron la probabilidad de que se involucraran en actividades asertivas de búsqueda de empleo, tales como preguntar a los amigos por oportunidades de empleo o ponerse en contacto con empresarios para solicitar información de trabajo o entrevistas. Una tercera escala pidió a los estudiantes que calificaran su adaptabilidad profesional, que era lo bien que pensaban que podían mantener el control sobre su éxito profesional y manejar los desafíos inesperados. A los seis meses y un año, los estudiantes reportaron sobre sus actividades de preparación para el empleo, los aspectos desafiantes de encontrar empleo, y su estado de empleo actual. Finalmente, los estudiantes en el grupo de tutoría calificaron su satisfacción con su experiencia de tutoría.

Los investigadores encontraron que los estudiantes que fueron emparejados con mentores mejoraron en su autoeficacia, la asertividad en la búsqueda de trabajo, y adaptabilidad profesional durante el periodo de estudio de 1 año. La mayor ganancia fue en la asertividad en la búsqueda de trabajo, donde los estudiantes en el grupo de tutoría aumentaron sus puntuaciones por un promedio de 12%. Los estudiantes en el grupo de control, que sólo recibieron los recursos en línea sin mentores, tuvieron algunas pequeñas mejoras individuales, pero no ganancias significativas como un grupo.

Los estudiantes también estuvieron muy satisfechos con el programa de tutoría. La mayoría de los estudiantes en el grupo de tutoría (92%) completaron el programa, y lo calificaron positivamente. La mayoría indico que querían estar en contacto con sus mentores y que participarían de nuevo en un programa similar.

Al fin del estudio, 47 estudiantes del grupo de mentores y del grupo de control se habían graduado. Aproximadamente la mitad de esos estudiantes trabajaban a tiempo completo o parcial. Aunque los investigadores no encontraron diferencias en las tasas de empleo entre los grupos, ellos indicaron que esto podría deberse a que nueve de los estudiantes, uno del grupo de tutoría y ocho del grupo de control, no se habían graduado todavía, por lo que no fueron incluidos en la evaluación de resultados de empleo al final del estudio, por lo que la muestra con datos de empleo fue pequeña en comparación con la muestra completa. Los autores sugirieron que podría ser útil examinar los efectos de un programa de tutoría en las tasas de empleo durante un periodo de tiempo más largo o con una muestra más grande.

Los autores notaron que los mentores pueden ayudar a los estudiantes que son legalmente ciegos a convertirse en más confidentes, asertivos, y solicitantes de empleo más adaptables. Los mentores que también eran ciegos y que habían sido empleados con éxito pueden servir como modelos a seguir y ofrecen estímulo durante el proceso de búsqueda de empleo. Los mentores también pueden enseñar estrategias para manejar los desafíos específicos relacionados con la discapacidad, como revelar la discapacidad, solicitar adaptaciones, y superar las barreras de transportación. Los profesionales de rehabilitación y consejeros vocacionales pueden facilitar estas conexiones de tutoría colaborando con organizaciones de consumidores con discapacidades. Es posible que los investigadores deseen explorar los beneficios de relaciones a largo plazo con mentores para los estudiantes con ceguera y otras discapacidades.

Para Obtener Más Información

El Manual de Mentores de Empleo está disponible de forma gratuita, junto con una gran cantidad de otros recursos para los solicitantes de empleo, consejeros, y educadores, en http://blind.msstate.edu/our-products/employment-resources/(en inglés).

La Fundación Estadounidense para los Ciegos tiene un recurso en línea de tutoría profesional, “Career Connect”, en http://www.afb.org/info/living-with-vision-loss/for-job-seekers/12(en inglés).

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

O’Mally, J., y Antonelli, K. (2016). El efecto de la tutoría de carrera en los resultados de empleo para los estudiantes universitarios que son legalmente ciegos(en inglés). Revista de discapacidad visual y ceguera, septiembre-octubre, 295-307. Este artículo está disponible de la colección de NARIC bajo el número de acceso J74650.

Español
Date published: 
2016-12-07