La telemedicina puede ayudar a los equipos de atención a centrarse en la recuperación después de lesión por quemaduras

Cada año, alrededor de 486,000 estadounidenses reciben tratamiento para lesiones graves relacionadas con quemaduras. Una lesión por quemadura puede ser consecuencia de ser expuesto a un incendio o contacto de la piel con líquidos calientes, electricidad, o productos químicos. Las personas con lesiones por quemaduras pueden someterse a una cirugía para reparar la piel o reparar las cicatrices de la zona quemada, y luego pasan algún tiempo recuperándose en un hospital de rehabilitación. Durante este tiempo, pueden seguir recibiendo atención de seguimiento de su cirujano de quemaduras. Viajar entre el hospital de rehabilitación y la clínica de quemadura puede ser costoso y requiere mucho tiempo tanto para los médicos como para los pacientes.

Un posible enfoque alternativo que podría ahorrar tiempo y reducir los costos es la telemedicina. La telemedicina es un sistema que permite que los pacientes y los médicos se reúnan, incluso si no están en la misma ubicación. Los médicos y los pacientes pueden usar la tecnología de videoconferencia para ver y escuchar e;l uno al otro durante una visita virtual. La tecnología de pantalla compartida también puede permitir a los médicos, terapeutas, y pacientes a analizar el expediente del paciente, incluyendo radiografías u otras imágenes. Un reciente estudio financiado por NIDILRR analizó si el programa de telemedicina de lesión por quemadura podría reducir los costos y ofrecer más tiempo a los pacientes y sus equipos de atención para centrarse en la recuperación.

Los investigadores del Centro Boston-Harvard del Sistema Modelo de Lesión por Quemadura analizaron Teleburns, un nuevo programa de telemedicina para personas con lesiones por quemaduras que reciben atención de rehabilitación en un hospital urbano. Querían ver si el programa podría reducir los costos de transporte y duración  de la cita, mientras que continúa proporcionando una buena experiencia para los pacientes. Los investigadores analizaron los expedientes de 29 pacientes que utilizaron el programa para recibir atención de seguimiento de sus cirujanos, entre marzo 2013 y marzo 2014.  Un paciente consulta con un cirujano durante una visita virtual. El paciente se sienta delante de una pantalla y cámara de vídeo. El cirujano es visible en la pantalla de vídeo. Los pacientes permanecieron en el hospital de rehabilitación y se reunieron con su equipo quirúrgico a través de una videoconferencia, en lugar de viajar a una clínica de atención aguda o de quemadura para reunirse cara a cara. Estas reuniones de telemedicina fueron programadas en el mismo día cada semana, y cada reunión duró entre 10 y 20 minutos. El equipo de atención del hospital de rehabilitación incluyó una enfermera de atención de heridas, un terapeuta ocupacional, y un técnico de computación. El mismo equipo de atención coordinó y llevo a cabo todas las reuniones en el hospital de atención.

Figura 1: Un paciente con quemadura consulta con un cirujano a través de videoconferencia.

Cada día de las reuniones de telemedicina siguieron el mismo horario. Al comienzo de cada día, el equipo de atención de rehabilitación se reunió para solucionar los problemas de los equipos o de personal. Para cada reunión, el equipo de atención de rehabilitación llevó al paciente a la sala de telemedicina y eliminó cualquier clase de vendaje para que las heridas pudieran ser evaluadas rápidamente. En raras ocasiones, el carrito con el equipo se trasladó a la habitación del paciente para la reunión. Durante la porción de videoconferencia de la reunión, el cirujano de quemaduras evaluó las heridas del paciente. Las enfermeras y el terapeuta ocupacional se quedaron en la habitación con el paciente durante la evaluación del cirujano para ayudar en la atención de la herida y para discutir el tratamiento. Después de la reunión, el paciente fue transportado de vuelta a su habitación y una enfermera reaplica el vendaje para las heridas. Cada paciente completó encuestas de satisfacción sobre su reunión. Los pacientes calificaron qué tan bien podían comunicarse con el doctor y el grado de satisfacción que sentían con la atención que recibían. Después de que todas las reuniones de telemedicina se completaron para el día, el equipo de atención de rehabilitación se reunió para rendir cuentas y una enfermera envió un resumen de todas las reuniones a través de correo electrónico tanto a ambos los equipos del hospital de rehabilitación y de la clínica de quemadura, incluyendo evaluaciones y planes de atención.

Los 29 pacientes tuvieron un total de 73 reuniones de telemedicina durante el programa. Los investigadores estimaron la cantidad de dinero y tiempo que se ahorró como resultado de que estos pacientes recibieron su atención de seguimiento a través de la telemedicina en lugar de cara-a-cara en la clínica de quemadura. También analizaron las respuestas de los pacientes a las encuestas de satisfacción sobre el nuevo programa.

Los investigadores encontraron varios beneficios del programa de telemedicina, incluyendo los siguientes:

  • Ahorro de dinero: El hospital ahorró más de $100,000 en costos de ambulancia al no tener que transportar a los pacientes entre el hospital de rehabilitación y la clínica de quemaduras.
  • Ahorro de tiempo para la clínica: La clínica de quemadura se ahorró unos 30 minutos por cada reunión,  o un total de 6.8 días de horas de reunión, como resultado de que los pacientes de telemedicina no iban a la clínica de quemadura en persona. El tiempo de la reunión se centraba en evaluar las heridas y en discutir la atención más que en otras tareas afines que se podrían hacer en el hospital de atención, como quitando y reaplicando los vendajes.
  • Ahorro de tiempo del paciente: Los pacientes se ahorraron entre 2 y 3 horas por cada visita que de otro modo habrían tenido que pasar viajando entre la clínica y el hospital de rehabilitación. Como resultado, los pacientes fueron capaces de pasar más tiempo trabajando con sus terapeutas en los objetivos de rehabilitación, permitiéndoles moverse a través del programa de manera más eficiente.
  • Evitar las estancias hospitalarias: Dado que el programa de telemedicina permitió que hablen directamente los cirujanos y el personal del hospital de rehabilitación, los cirujanos se sentían más cómodos en dar de alta a los pacientes al hospital de rehabilitación después de las cirugías, en lugar de admitirlos durante un máximo de 5 días de recuperación en el hospital de quemaduras. Como resultado, el hospital de quemaduras tenía más camas disponibles para potenciales pacientes de atención aguda.

Además, los pacientes dieron puntuaciones muy altas al programa en las encuestas de satisfacción. Casi todos coincidieron que la atención que recibieron a través de la telemedicina era de alta calidad, y ellos apreciaron el tiempo ahorrado al no tener que desplazarse a sus citas. Un paciente dijo, “La comodidad de ser capaz de quedarse en el hospital de rehabilitación y aun así estar en contacto con mis doctores de quemadura era enorme.” Otro comentó sobre el beneficio de la tecnología de pantalla compartida: “Por primera vez, yo no era un espectador en mi atención de salud y fui capaz de ver mis heridas.” Además, los autores también informaron que el programa Teleburns mejoró la relación entre el equipo de atención aguda de quemaduras y el equipo de rehabilitación.

Los autores notaron que la telemedicina puede ser valiosa tanto en zonas rurales como urbanas, mientras que mejora el acceso a los especialistas independientemente de su ubicación. Durante la rehabilitación de quemaduras, la telemedicina puede ayudar en coordinar la atención al traer juntos a los profesionales médicos, al paciente, y los profesionales de rehabilitación en la misma sesión. Esto permite a los profesionales a compartir la información abiertamente con otros, y a que el paciente tome una función activa en la evaluación del plan de atención. Los centros de quemadura y los hospitales de rehabilitación pueden querer evaluar la telemedicina como una manera de mejorar la eficiencia, mientras que mantienen la calidad de atención y la satisfacción de los pacientes.

Para Obtener Más Información

El Centro de Traducción de Conocimientos de los Sistemas Modelo ofrece una gama de productos para ayudar a los sobrevivientes de quemaduras y sus familias a adaptarse a la vida después de la lesión http://www.msktc.org/burn  (en inglés) y www.msktc.org/spanish/burn  (en español).

¿Qué es la telesalud? Responde a preguntas básicas sobre como la telesalud y telemedicina trabajan y como pueden beneficiar a las comunidades con acceso limitado a los servicios de atención a la salud http://www.hrsa.gov/healthit/toolbox/RuralHealthITtoolbox/Telehealth/whatistelehealth.html  (en inglés).

El “Wall Street Journal” cubrió el tema de Cómo la telemedicina está transformando la asistencia sanitaria en la edición del 26 de junio http://www.wsj.com/articles/how-telemedicine-is-transforming-health-care-1466993402  (en inglés).

Teleburns, un programa de telemedicina para la recuperación de quemaduras, se ofrece en varios centros importantes de quemaduras en los EEUU. Póngase en contacto con su administrador de atención para averiguar si su hospital ofrece este programa y como participar.

Para Obtener Más Información sobre este Estudio

Liu, Y.M., Matthews, K., Vardanian, A., Bozkurt, T., Schneider, J.C., Hefner, J., Schultz, J.T., Fagan, S.P., y Cogerman, J. (2016) La telemedicina urbana: La aplicabilidad de teleburns en la fase de rehabilitación . Revista de atención y rehabilitación de quemaduras. Este artículo está disponible de la colección de NARIC.

Español
Date published: 
2016-09-07